From Proceso penal

Tómame o déjame

“Nuestro colectivo y nuestros respectivos Colegios han hecho un gran esfuerzo, tanto a nivel personal como económico, para liderar todo el proceso de implementación de las nuevas tecnologías, pero no nos queremos quedar aquí y la procura del siglo XXI, sin querer invadir competencias de nadie, todavía tiene capacidad y el firme deseo de ofrecer una mayor colaboración a los Jueces, Letrados de la Administración de Justicia y resto de funcionarios para lograr que la eficacia de nuestra Administración de Justicia se aproxime a la de otras Administraciones Públicas que hace años son una referencia en nuestro entorno europeo”.

Actuación judicial frente a la trata de seres humanos

“no se puede dejar descansar el peso de la acusación del proceso penal en la declaración de las víctimas, por muchos motivos, entre ellos, que son personas que han sufrido tanto que, lo normal es que, cuando declaren, puedan dar un testimonio que no sea perfectamente lineal con lo manifestado en los primeros estadios de la investigación”.

El desenfoque de la perspectiva de género

“Lo que necesitamos los jueces y juezas españoles son los medios necesarios que nos permitan evaluar las situaciones de riesgo con mayores elementos de juicio, sin tener que caer en la adivinación o en la delicada perspectiva de género como elemento decisivo extraño”.

Juez de Vigilancia Penitenciaria

“Reconocer su trabajo diario, atendiendo a cuestiones de personas que se encuentran privadas de libertad, que están sufriendo una de sus peores situaciones vitales, es de justicia”.

La prisión provisional tras el dictado de sentencia en primera instancia

“la prisión provisional tras el dictado de la sentencia en primera instancia debe mantenerse cuando los hechos presentan elementos de gravedad, cuando la pena es de una duración considerable que llevan al pensamiento racional y proporcional de que el riesgo de fuga se mantiene intacto, ya sea porque no hay arraigo familiar o es débil, porque no haya arraigo laboral o es inconsistente o porque la persona condenada goce de una estructura familiar o económica capaz de permitirle vivir en otros paises”.

Juana no está en su casa

“Se consultó a peritos profesionales, se evaluó la capacidad de ambos progenitores, se exploró a los pequeños, se cuestionó la potestad parental de Francesco, pero la conclusión unánime de los juzgadores fue que no había impedimento para evitar la restitución, por lo que nada les hizo cuestionar lo que habían sentenciado ya, aunque fuere provisionalmente, los jueces de Cagliari. El pronunciamiento era claro, Juana tenía que entregar a los pequeños a su padre, que era el titular de la guarda”.