Tagged Derechos humanos

La infamante renovación del Consejo General del Poder Judicial

“Los ciudadanos tendrían que valorar realmente las libertades y derechos fundamentales de los que son titulares, entre los que se encuentra la independencia de los Tribunales, como su esencial y última garantía. Si no luchan por todo eso, el día que necesiten realmente un Tribunal independiente se darán cuenta que sus derechos solo valen en cuanto alguien tenga el poder de imponerlos frente a quien los quiera violar”.

Seréis como dioses

“la situación es tan grave que la sepsis contamina el desempeño de la función jurisdiccional de quienes están llamados a resolver el proceso más determinante para el presente y el futuro de la democracia en nuestro país, para su propia integridad territorial y para su supervivencia como nación”.

El desenfoque de la perspectiva de género

“Lo que necesitamos los jueces y juezas españoles son los medios necesarios que nos permitan evaluar las situaciones de riesgo con mayores elementos de juicio, sin tener que caer en la adivinación o en la delicada perspectiva de género como elemento decisivo extraño”.

Juez de Vigilancia Penitenciaria

“Reconocer su trabajo diario, atendiendo a cuestiones de personas que se encuentran privadas de libertad, que están sufriendo una de sus peores situaciones vitales, es de justicia”.

11S: El riesgo de la banalidad

“lo trascedente es siempre la defensa, intransigente e ineludible, de un elenco mínimo pero suficiente de compromisos jurídicos y éticos: los que sostienen a una sociedad democrática que quiera seguir siéndolo”.

La prisión provisional tras el dictado de sentencia en primera instancia

“la prisión provisional tras el dictado de la sentencia en primera instancia debe mantenerse cuando los hechos presentan elementos de gravedad, cuando la pena es de una duración considerable que llevan al pensamiento racional y proporcional de que el riesgo de fuga se mantiene intacto, ya sea porque no hay arraigo familiar o es débil, porque no haya arraigo laboral o es inconsistente o porque la persona condenada goce de una estructura familiar o económica capaz de permitirle vivir en otros paises”.