Tagged democracia

Verdadero y Falso

“Cuando nos cuentan hechos o datos, solo los aceptamos si encajan en nuestro sistema de valores. Si no encajan en nuestro relato, los rechazamos. En este sentido, la verdad no nos interesa. Si los hechos no encajan en nuestra de forma de pensar, los rechazamos porque vemos un riesgo de manipulación”.

Denegación de la orden de detención por rebelión

“El juicio que ha hecho el Tribunal alemán es más propio de un juicio plenario, al valorar la violencia de acuerdo con la jurisprudencia alemana, que el de doble tipificación a los efectos de dar cumplimiento a una orden europea de detención. Hay que destacar que el Tribunal alemán no niega que se cumpla el requisito de la violencia, lo que hace es valorar, repito que como si fuera un juicio plenario en el que los hechos le hubieran venido dados con carácter probado, su intensidad para descartar la ejecución de la orden europea de detención”.

¿Por qué no procede la entrega por delito de rebelión?

“la decisión alemana se integra  en el contexto de las garantías del sistema procesal español. Porque uno y otro elemento forman parte del sistema europeo de toma de decisiones judiciales y de construcción de un espacio de seguridad y libertad comunes. Y nosotros no solo confiamos en el derecho, sino que estamos orgullosos de nuestros jueces y de nuestras garantías”.

Llarena, Cataluña y el fascismo inverso

“A Cataluña  ha vuelto el fascismo, aunque vuelve de una manera diferente, de una manera inversa.  Eso y las protestas de una supuesta inspiración democrática, es lo que dificulta identificar lo que es, sencillamente, tan viejo como la historia de todos los movimientos totalitarios”.

La construcción del enemigo

“Lo que no podía o no debía obviarse es que, ante un desbordamiento normativo, los jueces actuarían. Y lo que no puede consentirse es que la actuación de los jueces en el ejercicio legítimo de su función, sea respondida con actos violentos de determinados colectivos o por presiones de determinados representantes públicos, ya que suponen un ataque a una de las garantías básicas de todo Estado de derecho, la independencia judicial”.