From Sistema democrático

El indulto de los insurrectos

«Pretender que los Tribunales controlen los aspectos sustantivos de una decisión política contribuye al desprestigio de las instituciones democráticas. Al desprestigio de los Tribunales, al pedirles una función que les resulta impropia y al desprestigio de las Cortes, a las que corresponde al control de los actos políticos del Gobierno».

El imperio de la ley en Cataluña

«Toda esta experiencia nos debería enseñar que desgastar el Estado de derecho degrada la convivencia; que prescindir de los marcos normativos es más propio de gobiernos autoritarios; que incumplir las leyes siempre supone la violación de derechos reconocidos a otras personas; que para salvaguardar los derechos de todos es imprescindible contar con un poder judicial independiente; y, en definitiva, que obviar el imperio de la ley menoscaba los pilares de nuestra democracia».

Puertas giratorias

«La primera de todas, debe ser la regulación de las conocidas como “puertas giratorias” para determinados cargos de relevancia en el Ministerio Fiscal y, muy especialmente, para la elección de quien ocupa la cúspide de nuestra Carrera, esto es; el Fiscal General del Estado».

La repetición del juicio de Arnaldo Otegui: justicia o venganza

«Los jueces no pueden hacer una interpretación de la Ley diferente en función de las circunstancias políticas del caso enjuiciado, ni tienen legitimación ni perspectiva para hacerlo. Ni los jueces no son elegidos en función de su ideología, ni los tribunales se componen en función de la pluralidad política de los ciudadanos, como sucede con las instituciones políticas del Estado. En un Estado democrático, las decisiones políticas se adoptan por instituciones representativas, no por los tribunales de justicia».

Justicia, mérito y propósito

«La injerencia de los partidos políticos en el CGPJ sería más soportable si, al menos, los candidatos elegidos lo fueran a resultas de un consenso amplio sobre sus méritos y propuestas de reforma y si ese consenso se diera únicamente entre quienes creen en el mismo sistema constitucional al que ese órgano debe servir».

Del poder al servicio

«Si nadie menciona el servicio público de la legislación o el del gobierno, debemos preguntarnos cuál es la razón de la insistencia en utilizar el servicio público de la justicia».